“Nunca pensé que iba a terminar en Broadway”: durante el primer minuto del documental Broadway Idiot (2013), el líder de Green Day Billie Joe Armstrong confiesa su desconcierto ante el desembarco de uno de los discos más emblemáticos de su banda sobre las tablas neoyorkinas. A pesar de su modestia, el éxito de la adaptación de American Idiot al musical, en 2010, fue arrasador y legitimado por dos premios Tony: editada en 2004, la ópera (punk) rock había explotado en los años posteriores a los atentados del 9/11 con una posición crítica con respecto al Estado americano y la vigencia de sus letras combativas y esa rebeldía antisistémica permitió su trascendencia a través de las décadas. Por eso hoy, una versión se está preparando en la Argentina.

El musical de American Idiot se estrenará en Buenos Aires a fines de agosto por ocho únicas semanas, bajo la dirección de Ariel Del Mastro (Peter Pan, Tango feroz, entre otras) y con la producción de Diego Kolankowsky (también Peter Pan y programas como La cornisa, Zoo), que además de contar con amplia trayectoria en Broadway (en el musical Despertar de primavera, por ejemplo), se considera fanático de Green Day. Aunque aún se encuentra en instancia de casting, Kolankowsky asegura que éste marcará un punto de inflexión en la historia de nuestros musicales: “Armamos un dream team, el mejor equipo del país, para poder montar un musical bastante particular, sin texto, solo con canciones, sin una sola palabra leída. Es una apuesta, una de las más grandes de este año en Argentina”.

-¿Cómo surgió la idea de traer American Idiot?

-Fue un sueño que tuvo siempre Ariel Del Mastro, el director de la obra y de Peter Pan, Despertar de primavera y Cabaret, entre otros. Nuestro primer encuentro profesional fue en Peter Pan el año pasado, obra que produzco, y me propuso que la hiciéramos juntos. Los musicales de rock me pueden, casi el cien por ciento de los musicales que produje son de rock y me parece que este es EL musical de rock porque proviene de un disco emblemático al que se le generó, creó, diseñó y desarrolló una historia dramática tremenda.

-¿Cómo fue el proceso de licencias?

-Cuando uno quiere producir una obra internacional, en este caso de Broadway, tiene que recurrir a los dueños de los derechos. Los derechos de la obra son de Green Day más un autor y guionista, y son manejados por una compañía. Y te autorizan a utilizarlo después de hacer una propuesta que explique cómo va a ser la obra, quiénes serán el productor y el director. En Estados Unidos hay gente me conoce y confía en mí por los trabajos que hice allá, gracias a eso no fue muy complejo que confiaran en nosotros para hacer por primera vez en Latinoamérica American Idiot de Green Day. Después de algunos meses de charlar, de mails, llamados y propuestas comerciales, aceptaron licenciarnos.

-El casting se llevó adelante a fines de mayo, ¿qué atributos se tuvieron en cuenta para la selección del elenco?

-El casting y las audiciones fueron unas de las cosas más maravillosas y fantásticas en las que participé. Se anotaron más de mil personas, de las cuales se convocaron a 250 y las audiciones comenzaron bajo la atenta mirada de Ariel Del Mastro, que es un eximio director. Las audiciones comenzaron con la danza porque es muy intensa ya que es una obra que tiene un baile urbano muy potente, y la puesta que vamos a hacer involucra algo muy intimista en donde todo el mundo tiene un rol y es necesario que todos canten y bailen. Fue una audición muy exigente. De esos 250 quedaron 60, de esos 60 quedaron 25 que con quienes pasamos las canciones y probamos cómo se ensamblaban las voces unas con otras. Se hicieron ensayos de baile con Ariel Del Mastro, Katie Viqueira como coach vocal y el Negro Carrizo en la coreo. De esos 25 estamos en el proceso de terminar de ver quiénes van a ser las estrellas de American Idiot.

-¿Qué significado tiene para vos la música de Green Day y este disco en particular?

-Yo soy un fanático de Green Day. La banda me acompañó desde mi tardía adolescencia a mi primera juventud, mi adultez, y creo que hemos crecido juntos. Amo Green Day y American Idiot es un disco que lo tuve primero en CD, me lo compré en vinilo y fui a ver el show. Soy uno de los pocos que fue a Parque Sarmiento en los 90 a verlos desde un balconcito y llevé a mi sobrina que tenía 11 años, era su primer recital. Luego fuimos al backstage y nos dieron las púas de Billie Joe. Tengo en mi oficina un retrato de la banda firmada por los tres y creo que American Idiot es uno de los discos conceptuales más grosos de la historia del rock y lo que cuenta es súper actual. Es el momento de que todos la veamos en Argentina y de que repensemos que quizás en estos últimos 10 o 15 años las cosas no cambiaron mucho, al menos no para bien y que es momento de revisarlas.

-¿Cómo fue tu experiencia en Broadway?

-Mi experiencia en Broadway fue algo de otro mundo. Fue un sueño cumplido; intentar hacer teatro, soñar con hacer musicales, buscar la pieza correcta, la oportunidad exacta y que todo eso sucediera en la capital mundial del teatro musical es como ir a probarte a jugar al fútbol y debutar en el Barça. Y después jugar la final de la Champions League con la nominación al Tony. Pero no fue un sueño, porque lo sigue siendo, sigo trabajando y seguimos haciendo cosas en Broadway, en Hollywood. A fin de año estrenamos otra obra más en Broadway. Próximamente voy a poder contar más novedades.

-Y habiendo estado ahí, ¿cómo ves la escena de los musicales en Argentina hoy?

-Por sobre todas las cosas creo que hay que crear un sistema de producción innovador porque si no se trata de intentos individuales y esporádicos o de cooperativas que buscan cumplir sueños. Es necesario crear una industria que lo lleve adelante de manera profesional, siempre hablando de la industria del arte, que es la que emociona y conmueve.

AUDIO: PROGRAMA CONDUCIDO POR MARCELA GODOY “YO NO TENGO PROBLEMA” SAB 13A 15 RADIO EL MUNDO – ENTREVISTA A DIEGO KOLANKOWSKY