Tiempo de Lectura: 1 minute

 

Género: thriller, drama
Dirección: Miguel Cohan
Calificación: apta para mayores de 16 años
Duración: 113 minutos
Sinopsis: Oscar Martínez se pone en la piel de Elías, un hombre de familia que pierde a su esposa. Sin embargo, nada parece normal en esta muerte. El culpable podría ser Elías y su hija, Carla, (Dolores Fonzi) quien sospecha de su propio padre, empieza a resolver este misterio junto a su marido.

A Elías (Oscar Martínez) no le va tan bien como deseara con el manejo del campo que era de su padre. Tiene problemas financieros mientras aguarda un trato comercial con el exterior, que cierta burocracia local le demora. Su esposa Adriana (la chilena Paulina García) hace repostería, y por más que él le pide que lo ayude momentáneamente, la mujer, que quiere separarse de él, lo maltrata y está lejos de brindarle ese apoyo económico. Adriana aparezce muerta en una situación por lo menos confusa, Santiago (Diego Velázquez), la pareja de Carla (Dolores Fonzi, hija de Martínez) comienza a desconfiar de su suegro.

Durante más de la primera mitad, la expectación, la curiosidad se mantiene alta. Hay buen planteo de las situaciones y de los diálogos.

La aparición de un primo de Adriana es la que desestabiliza el orden emocional, pero hacia el final el asunto parece desbordarse… descubran ustedes el final … vayan a verla.

Martínez tiene un personaje oscuro como pocas veces,  Velázquez, tiene un papel de gran importancia ya que hace crecer la sospecha sobre el personaje de Martinez todo por averiguar qué paso esa noche, y es creíble. Fonzi compone un personaje que no quiere ver o saber lo que realmente sucedió, y en ello radica lo mejor de su actuación, más contenida que en otras oportunidades.

 

Tagged: