Tiempo de Lectura: 2 minutes

Un joven delincuente intenta robar una camioneta que está estacionada en una vereda de Buenos Aires, pero cuando quiere salir, no puede. Las puertas no responden, los vidrios tampoco, la 4×4 es un bunker blindado. La situación es desesperante: está encerrado. Alguien desde afuera tiene el control del vehículo y parece tener un plan.

Actúan:
Peter Lanzani: Ciro
Dady Brieva: Dr. Enrique Ferrari
Luis Brandoni: Julio Amadeo

“La virtuosa coproducción entre Televisión Abierta de Argentina y Mediapro de España brindó las condiciones necesarias para que los artistas puedan realizar una película de la envergadura e importancia de 4×4. Se trata de una película de género con un concepto sorprendente, un poderoso thriller con una factura técnica excepcional, interpretada y dirigida magistralmente”, destacó Gastón Duprat, productor del film.

Su director, Mariano Cohn dijo …
4×4 era un riesgo, un giro en mi filmografía, quería incursionar en un terreno que siempre me atrajo y que aún no había explorado. El desafío era construir un thriller que tenga los elementos esenciales del género con un personaje expuesto a una situación física y psicológica límite. Pero además no quería resignar la mirada de autor de mis trabajos anteriores.
La película detecta un tema de debate permanente en la Argentina y está basada en hechos reales. La premisa es simple: un chico intenta robar una 4×4, cae en una trampa y queda atrapado dentro de la camioneta. A partir de ese momento la intención de la película es construir el minuto a minuto. Son 90 minutos de máxima tensión que involucran al público y lo convierten en acompañante del cautiverio.
Trabajar con Peter Lanzani en rol de Ciro me confirmó que tenía frente a mi cámara al actor más virtuoso de su generación. Su performance en 4×4 es impresionante, se trata de un rol “megaprotagónico” muy desafiante, en donde se apoya toda la película.
4×4 no está pensada como una historia cerrada con candado porque, como director, me interesa que la película respire, que ventile y que sacuda al espectador. Hacerlo sentir juez y parte. Sembrar un dilema moral que, de acuerdo a como cada uno lo resuelva, pueda cambiar para un lado o para el otro el sentido de la película.
Por las dudas, un último detalle: el final de la película llega después de los títulos finales, así que hay que quedarse a esperar.

Tagged: