RECORDANDO A MICHAEL JACKSON A 11 AÑOS DE SU MUERTE

0
120

Hace 11 años, el 25 de junio de 2009 el “Rey del pop” moría por un paro cardíaco provocado por una sobredosis de un potente calmante. Al momento de su muerte, Michael Jackson tenía el cuerpo devastado por las cirugías estéticas, por los medicamentos recetados y por una aparente batalla contra la anorexia.

El hombre que como artista batió todos los récords, la estrella pop más grande que quizá haya existido moría solo y acusado de abuso infantil, uno de los delitos más aberrantes.
El “Rey del Pop” sufrió un paro cardiorrespiratorio, pero, según el informe forense, murió de una intoxicación aguda de Propofol. Las pruebas toxicológicas también revelaron la presencia de otros fármacos en su organismo como Lorazepam, Diazepam (Valium) o Midazolam.


Conrad Murray era su médico personal que debía cuidar del cantante las 24 horas. Llevaba seis semanas tratándolo por insomnio y ese 25 de junio, cuando lo encontró no respiraba, tenía el pulso débil y aseguró que hizo todo lo posible para salvarle la vida. Sin embargo, en 2011 fue declarado culpable de homicidio involuntario y pasó dos años en la cárcel.
Al momento de su muerte, Michael Jackson tenía el cuerpo devastado por las cirugías estéticas, por los medicamentos recetados y por una aparente batalla contra la anorexia. El informe de la autopsia de la estrella de la música arrojó escalofriantes detalles del estado físico.
El cantante tenía pastillas parcialmente disueltas en el estómago y sobrevivía con solo una pequeña comida al día. Su cadera, muslos y hombros estaban cubiertos de marcas de pinchazos de las inyecciones de analgésicos que recibía a diario de su médico personal. Su cuerpo estaba devastado. El entierro estuvo presidido por el féretro bañado en oro del artista y ‘custodiado’ por dos grandes imágenes del rey del pop y durante la ceremonia la música de Michael fue la banda sonora.